jun 252013
 

Una universitaria cursaba el último año de sus estudios en la Facultad.

La chica pensaba que era de izquierdas y, como tal, estaba a favor de la distribución de la riqueza.

Sentía vergüenza de su padre, él era de derechas y estaba en contra de los programas socialistas.

La mayoría de sus profesores le había asegurado que la de su padre era una filosofía equivocada, así es que un día decidió enfrentarse a su padre.

Le habló del materialismo histórico y la dialéctica de Marx tratando de hacerle ver cuán equivocado estaba al defender un sistema tan injusto.

En eso, como queriendo hablar de otra cosa, su padre le preguntó:

-¿Cómo van tus estudios universitarios? 

-Muy bien -respondió la hija, muy orgullosa y contenta-.  Tengo una media de 9, hasta ahora. Me cuesta bastante trabajo, no voy a de fiesta, no salgo, no tengo novio y duermo cinco horas al día, pero voy bastante bien.

Entonces el padre le pregunta: -Y a tu amiga Soledad , ¿cómo le va? 

La hija respondió muy segura: -Bastante mal, Sole no llega al 6, (tiene 4 de media), pero ella sí se va a bailar, pasea, fiesta que hay está presente, estudia lo mínimo, y falta bastante… no creo que se apruebe, por lo menos este año. 

El padre, mirándola a los ojos, le respondió: -Entonces habla con tus profesores y dile que le den 2,5 de los 9 puntos tuyos a ella. Esta sería una buena y equitativa distribución de notas porque así las dos tendrían 6,50 y aprobaríais todo. 

Indignada, ella le respondió: -¿Estás borracho? ¡Me dejo la piel para tener 9 de media! ¿Te parece justo que todo mi esfuerzo le pasen a una vaga que no se esfuerza por su carrera? Aunque sea mi mejor amiga… ¡¡No pienso regalarle mi trabajo!! 

Su padre la abrazó cariñosamente y le dijo: 

-¡Bienvenida a la derecha! 

Moraleja: Todos somos rápidos para repartir lo que es ajeno.

abr 082011
 

¿Os acordáis?.  Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados.

Ayer, después de ver la manifestación que organizaron unos jóvenes “Jóvenes sin Futuro”, poco importa si eran mil o cinco mil, cansados de no poder trabajar en este País, de tener que estar con 35 años viviendo en casa de sus padres ( si estos tienen la suerte de que no se la han embargado ) y cansados de que se les llame la generación “NI-NI. ¿Ni estudian ni trabajan? ( ¡¡Será porque no pueden, porque este gobierno no se lo permite!!. )…

Ayer, después de pensar qué haría yo si me encontrara en su lugar me acordé, de repente, de un anuncio que había no hace tanto tiempo: “JASP”, los chicos jóvenes aunque sobradamente preparados. Si es que hasta se hacía anuncios ( impensable a día de hoy ) donde uno chico reclamaba a su jefe una mejora laboral porque tenía una buena preparación. ¿Y hoy?. Hoy, por desgracia, nuestros jóvenes ocultan esa buena formación en sus currículums. ¡¡Qué pena, por favor!!

No hace tanto tiempo que no sólo tenía empleo quien quería, sino que necesitábamos mano de obra extranjera porque aquí no dábamos abasto. Y hoy tenemos un 40% de jóvenes en paro

En serio…¿Cómo se puede hacer tan mal?.